Clases de salsa en Malaga | Páginas de servicios |

| Videntes |



Antes, yo formaba parte de ese porcentaje de personas en el mundo que se reía de la astrología, los horóscopos y los videntes. Pero hace seis meses, eso cambió, aunque yo entonces no lo sabía. Lo averigüé hace un par de semanas.

Mi amiga Mari Carmen siempre fue una fiel creyente de estos temas. Recuerdo cuántas veces me contó que en su casa había un fantasma amable, que cada noche acudía al mundo de los vivos para beberse hasta la última gota de un vaso de agua que ella le dejaba, al efecto, en la mesa de su salón.

Por supuesto, siendo tan escéptica como yo era, no me lo creía y lo achacaba todo a su fructífera imaginación. ¿Y entonces quién se bebe el agua? –me preguntaba ella. Pues tú, mujer, sin darte cuenta”- le contestaba yo.

Una tarde que me fui a tomar un café con ella, no sé ni cómo, acabamos las dos juntas en la consulta de una famosa vidente de la ciudad.

Mi amiga acudió a ella para que le pronosticara su futuro. Cosa que hizo y no sé si acertó o no, porque Mari Carmen se ha mudado a Bilbao y no he vuelto a saber de ella.

El caso es que entre bromas, la vidente y mi amiga me empezaron a decir que a mí también me podía leer el futuro, y al final acepté.

Lola, la vidente, me explicó muy convencida que iba a casarme y a tener dos hijos. En las líneas de mi mano derecha, vio con claridad que yo tenía muchos ángeles de la guarda que me cuidaban día a día. No sabía por qué, pero presentía que en otra vida, yo había hecho algo muy bueno, de ahí que tuviera tantas protecciones celestes.

Y luego me vaticinó algo extraño y misterioso, con estas palabras: dentro de unos meses todo se va a tambalear en tu mundo interior y exterior”.

Y sí, señora: cinco meses y medio después de aquel encuentro, hubo un terremoto en mi ciudad que me despertó aterrada a las cinco de la mañana.

Después de aquel, hubo muchos más. Por suerte, en mi edificio no hubo daños materiales, pero como siento un pánico innato a los temblores de tierra, decidí cambiarme de domicilio (vivía en ese momento en una planta 10ª) y buscarme una casa mata.

Ahora vivo en una casita adosada en el campo, y hasta tengo un huerto, donde me cultivo mis propias hortalizas, que me alimentan de forma totalmente ecológica. He pensado en comprarme algunas gallinas y ganado, para ser autosuficiente. Lo malo es que a ver quién las sacrifica para comérselas, porque yo no pienso hacerlo…

Así que la vidente tuvo toda la razón: mi vida se tambaleó exteriormente con el terremoto y también sufrí un terremoto interior que me llevó a cambiar mi existencia.

Desde entonces, creo en los horóscopos y los videntes, como mi amiga, así que te recomiendo que dejes de ser tan escéptico y vayas ahora mismo a ver los horoscopos del dia de hoy gratis.

No te arrepentirás.




malaga bailar salsa 10 euros al mes, y no hay que pagar matricula. Comienza un nuevo grupo siempre a primeros de mes.
Clases de
  salsa en Malaga. Correo:
   en gmail.

| Motor | Inmobiliaria | Empleo | Formacion | Servicios | Negocios | Informatica | Imagen y Sonido | Telefonia | Juegos | Casa y Jardin | Moda | Contactos | Aficiones | Deportes | Mascotas | Blogs |



| Aviso legal LOPD | Horario clases de salsa | estadistica salsa |   |  |  |

videntes